Cómo viajar sin dinero: Todos los secretos para recorrer el mundo

¿Quieres sacar lo máximo de tu dinero en tu próximo viaje? Aquí te traigo una lista de ideas sobre cómo viajar (casi) sin dinero.

Esos meses de esfuerzo y trabajo ahorrando para viajar pueden fácilmente convertirse siguiendo los consejos que aquí te traigo en meses de viaje si sabes cómo organizar y adaptar tu estilo de viajar a las circunstancias.

Cómo sacar lo máximo de cada céntimo durante nuestros viajes y tener suficientes fondos para salir a recorrer el mundo es lo que todo viajero de espíritu, como tú y como yo, queremos.

Seguro que la mayoría de nosotros no tardaríamos más de un par de días con los suficientes billetes en el bolsillo para mandar con todo al pasado y salir a la aventura.

Pensamos que no tenemos el dinero suficiente y esperamos a una cifra mágica que nunca llega.

Seguro que conoces muchos casos de gente que se ha ido de viaje durante meses o años y te has muerto de envidia escuchando increíbles historias en las redes sociales.

Si sabes cómo, se puede. Tú puedes ser el próximo en hacerlo.

Siempre he creído que no es necesario mucho dinero para viajar. ¿Pero, viajar sin dinero es posible?

Mi propia experiencia, quizá la vuestra sea diferente, es que no.

A veces se da la situación correcta de pasar una época de nuestro viaje gastando prácticamente nada. Situaciones que sólo se dan una vez que uno está en movimiento (que es cuando todo empieza a cambiar).

Siempre hay que tener la cartera preparada para afrontar las incertidumbres del camino.

La clave es a aprender a viajar con la cantidad justa que nos permita tener libertad y la seguridad necesaria.

Aprender a sacar el máximo de tu dinero y a manejar alguno trucos es lo que puede hacer que un viaje de un mes pueda convertirse en un viaje de seis meses.

No se trata de viajar sin dinero, se trata de maximizar lo que tenemos.

En este artículo trataré dos categorías fundamentales que son las que más ahorros consumen: Alojamiento y transporte.

Normalmente encontrarás trucos de cómo ahorrar en estas dos categorías. Muchas veces son consejos sacados de internet y se nota cierta falta de experiencia.

En mi caso, empezare con algo que para mí es una de las claves de todo lo anterior y de lo que no se habla mucho.

Un aviso importante antes de seguir.

Me gustaría subrayar que gratis es un término confuso. Algunas de los consejos que os traigo no requieren pagar, pero nada es estrictamente gratuito.

Que no paguemos por algo no significa que sea gratis. Siempre hay que dar algo a cambio, una historia, compañía, cocinar… pero nadie debería ir por el mundo intentando aprovecharse de los demás.

Siempre deberíamos de dar algo a cambio aunque no siempre sea dinero.

Y ahora, sin más preámbulos, empecemos…

Estilo de Vida

Algo que probablemente vaya mucho más allá de simplemente viajar pero que es importante asentar las bases en nuestra vida diaria para que todo sea más fácil una vez en movimiento.

 

Las claves para viajar más: Estilo de vida.

En una conversación que tuve con Jorge Sánchez, reconocido viajero Español, mientras tomábamos café en Barcelona, me dijo que cuando estaba en España, ahorrando y trabajando para su siguiente vuelta al mundo, vivía como un monje.

Por eso creo que el estilo de vida – y por lo tanto tu estilo de viaje – es algo que empieza en casa.

Estas son mis pautas personales para abrazar un nuevo estilo de vida que te libere y te permita viajar más en el futuro.

1 – Empieza por tu ropa.

Zapatos, zapatillas, sandalias, pantalones, camisas, camisetas, complementos y un largo etc. sin darte cuenta te atan y te acercan a una falsa necesidad.

Cuando tuve mi primer trabajo como programador, hace ya unos diez años, fruto de la emoción de ganar el primer salario comencé a entrar en una espiral de consumismo por comprar ropa de moda.

Influenciado por mis compañeros de trabajo y otros factores empecé a preocuparme por vestirme mejor. A todos nos encanta vestir bien y sentirnos guapos pero una parte de mí se sentía extraña.

Un tiempo más tarde, casi dos años (ojalá hubiera reaccionado antes), me dí cuenta de que todo ese consumismo sólo me llevaba a gastar más dinero.

¡Empecé a preocuparme por si no tenía suficientes camisas que me combinase con los pantalones!

No sólo tiré mi dinero.

Empecé a sufrir estrés por cosas completamente innecesarias. No sólo no me hacía más feliz, sino, absolutamente todo lo contrario.

Mi espíritu viajero apareció para rescatarme y empecé a abrazar una vida más sencilla.

Ahora sólo tengo un par de pantalones (aunque sólo me pongo uno), muchas camisetas básicas, la mayoría del mismo color, y una camisa por si algún día me siento inspirado o voy al teatro.

Si tú también te has visto descrito en esta situación y tu sueño es viajar.

Regala tu ropa, dónala o véndela.

Te recomiendo que desde hoy tomes acción y abandones esta espiral de infelicidad. Necesitas mucho menos de lo que crees. La sensación de libertad que tuve después de donar casi toda mi ropa es indescriptible. Además, asentó las bases para una vida más libres.

Consejo nómada: Véndela en algún mercadillo o por internet (wallapop es buena opción), te sacarás un dinero extra para tu próximo viaje.

2 – Sigue con tus “Cosas”

Da una vuelta por tu casa y encuentra todo aquello que no necesitas.

Tu videoconsola, los videojuegos de las estanterías, figuras, ordenadores que ya no utilizas, teléfonos móviles y un largo etc. Todo vale.

Recoge todo lo que ocupe espacio y esté reduciendo tu libertad y véndelo.

Véndelo todo.

Primero, te sorprenderás de la cantidad de dinero que tienes pasivo en tu casa y puede darte meses de viajes y segundo, cuanto más tenemos, más sensación de perder acumulamos.

Tú y yo sabemos que lo único que perdemos es el tiempo cada vez que pasamos días sin salir a descubrir el mundo. No tengas miedo y despréndete de todo lo que no necesites. No esperes ni un día más.

Si alguna vez te preguntas por qué no viajas más y tu casa está llena de “Cosas”, que sepas que….

Entre tus viajes y tú, están tus “Cosas”. Deshazte de ellas.

Consejo nómada: Ebay y Amazon son opciones perfectas para vender cualquier cosa.

3 – Evita gastos tontos.

Pero tampoco te pases.

Seguro que alguna vez te han dado el consejo de que dejes de ir al Starbuck a por tu café.

Si te encanta el café como a mí seguro que no quieres renunciar a tu cafecito cuando sales a disfrutar de un maravilloso día de primavera.

Cuando se trata de ahorrar, debemos buscar las acciones que nos den los mayores beneficios. No se trata de ahorrar tres euros, se trata de consumir con responsabilidad.

Mis consejos son:

  • No renuncies al café un sábado o un domingo de paseo, renuncia a gastos por costumbre. Sé inteligente, es cuestión de organización.
  • Desayunar en casa de lunes a viernes y hacerme la comida cada día me ha ahorrado al mes más de 600 euros, a veces incluso más, comparado con otros compañeros de oficina en mi misma situación.
  • Salir de copas o cervezas: Lo ideal, dejarse este tipo de ocio a lugares más baratos donde la cerveza nos cuesta céntimos y no hacerlo en sitios caros, como puede ser aquí en Londres, o en Roma, donde una cerveza cuesta cinco libras.

Consejo nómada: Bebe en casa, o en la de tus amigos, mucho mejor con una buena cena. El alcohol es caro y siempre es recomendable evitarlo cuando salimos por ahí.

4 – Sácale partido a lo que ya tienes.
No te dejes engañar por las trampas de marketing de empresas poderosas. Tampoco por las fotos de las redes sociales.

Para triunfar en Instagram o en Youtube sólo necesitas tu teléfono móvil. Lo importante es saber cómo contar historias. No te dejes llevar. La Canon 80D de Casey Neistat no te va a convertir en él.

No sustituyas el trabajo duro y las horas largas por comprarte un equipo nuevo. No funciona.

Usa lo que ya tienes, ya habrá tiempo para mejorar.

Alojamiento

Probablemente tu mayor dolor de cartera.

No te desanimes. Aunque parezca de película hay varias formas de escapar de esos hoteles a cientos de dólares la noche.

Es muy importante aplicar el minimalismo a la hora de maximizar nuestras posibilidades para dormir y ahorrarnos mucho dinero.

La idea es sencilla.

Ocupa poco.

Olvídate de esas mochilas de cientos de litros, las zapatillas colgando, la maleta de ruedas o de la bolsa extra que tienes que llevar porque ya no te cabía nada más en tu equipaje.

Aquí va mi lista de las cosas que hasta ahora yo he probado y me ha funcionado.

Airbnb

Seguro que ya lo conoces aunque quizá todavía no te hayas animado a probarlo. El truco con Airbnb consiste en utilizar un cupón, como este, si es tu primer viaje tendrás un descuento de 30 euros. Úsalo para ahorrarte ese dinero en tu primera experiencia.

Lo más barato es buscar habitaciones privadas. A veces cuesta un poco filtrar por precio. Lo mejor que puedes hacer es acotar el máximo que estás dispuesto a pagar por noche y echarle una ojeada. No siempre compensa, depende del país.

En Londres lo he utilizado varias veces, antes de mudarme, y era mucho más económico que cualquier hotel. Siempre en habitaciones privadas.

En países como Tailandia puede resultar más caro que cualquier hotel de primera categoría. Es importante que compares.

Si tienes seguidores en las redes sociales o un montón de amigos, puedes compartir con ellos tu propio código y si lo utilizan te llevarás 15€ cada vez que hagan una reserva. Podrás utilizar este dinero para tus siguientes viajes utilizando Airbnb. Conozco casos de gente que ha sacado un buen pellizco y ha podido ahorrarse mucho dinero, nunca está demás intentarlo.

Cualquier sitio puede valer.

Recuerdo la primera vez que fui a Roma con mi ex-compañero de piso. Por aquel entonces estudiaba en Ourense, en la universidad, y poco antes de que tuviera que dejarlo, hice un viaje.

Hicimos todo tipo de trucos para ahorrarnos cuatro duros.

Reservamos un billete de avión con Ryanair y ningún alojamiento. La primera noche acabamos durmiendo en un parque sobre un banco de madera muy cerca del Coliseo. Era una noche de Febrero pero no hacía frío.

El día siguiente reservamos un hostal, pero el siguiente como era sábado, decidimos que íbamos a ahorrarnos esa noche y acabamos durmiendo apoyados en las columnas de vaticano. La policía vino a preguntarnos si estábamos bien en lugar de echarnos.

Puede valerte también la estación de tren o de bus. Un portal. Una cafetería 24h. El lobby de hostal 24h, siempre hay algún sofá o esquina en la que acurrucarse.

Siempre encontrarás un lugar donde cobijarte.

Consejo nómada: Mezcla locuras de dormir en cualquier sitio con camas calentitas en hostales (u otras alternativas) y harás que tu viaje se pueda extender de manera sorprende.

( No hagas locuras, no vale cualquier sitio. Sobre todo, sentido común. )

Camping

Llevar una tienda de campaña o una carpa es la alternativa oficial a dormir en cualquier sitio. Sigue siendo dormir en la calle, pero es más cómodo.

No es tan versátil como tirarse en cualquier esquina y requiere cargar con equipamiento extra que pesa e incomoda. Más útil para viajes que son lejos de ciudades.

Así fue como recorrí la costa este de Australia con una chica que conocí allí sin gastar ni un céntimo en alojamiento. Dormíamos en cualquier parte. En medio de un bosque, en una playa, en algunos campings oficiales (gratuitos, hay mapas para encontrarlos en cualquier parte).

Imaginación y no tener miedo a improvisar.

Las mejores experiencias salen de las situaciones más surrealistas.

Couchsurfing

Hace tiempo que le he cogido un poco de manía. Por varias razones. Aunque sigue siendo una excelente opción.

Es la alternativa a improvisar sobre el terreno. Te permite organizarte antes de llegar a cualquier parte.

Busca en la ciudad a la que quieras ir y llénate de paciencia.

Tendrás que escribir Requests de forma individual a cada persona. Mucha gente nunca te contestará o directamente te rechazarán.

No te lo tomes como algo personal.

Normalmente en ciudades grandes la gente recibe demasiadas Requests. Si eres chico, todavía resulta más difícil.

Los hosts además esperan que tu Resquest esté personalizada y que te hayas leído su perfil con detenimiento antes de enviarles un mensaje. Esto, como te podrás imaginar, lleva horas de trabajo y esfuerzo.

Mi recomendación es que intentes hacerlo en lugares donde no sea demasiado turístico. Los hosts estarán más abiertos a acoger a viajeros.

He conocido gente maravillosa a través de esta web, pero nunca he conseguido que me acogiesen (no directamente).

Mucha gente sí consigue alojamiento, por ejemplo; toda la gente que yo mismo he acogido, todo depende..

Handytravelers
Es la versión de Couchsurfing que te ahorrará escribir miles de Requests antes de saber si los hosts te acogerán.

Te explico cómo funciona rápidamente.

Escribe tu Request y será enviada a todos los hosts que viven en la ciudad a donde quieres ir.

Una vez que alguien ve tu Request puede invitarte a su casa. Si aceptas, debes pagar una comisión a la web (nunca al host) que varía entre 10-30 USD.

La idea es que alojarte con un local te cueste más o menos lo mismo que una noche de hotel en un hostal (algo decente). Con la ventaja de que si te quedas más de una noche o sois dos te sale mucho más barato.

Además el host no se siente que te estás quedando en su casa sólo por ahorrarte dinero.

Quiero aclarar que Handytravelers es una comunidad de viajeros creada por mí y que no puedo ser imparcial.

Descubre más sobre la web aquí.

Workaway o Worldpackers

Si quieres vivir viajando y trabajando. Estos dos servicios te vendrán muy bien.

La idea es, a cambio de alojamiento/comida y a veces salgo de dinero de bolsillo, deberás ofrecerle a tu host unas 5h al día de trabajo.

Las tareas pueden ir desde reparación, ayuda en construcción, mantenimiento de jardines, enseñar idiomas, au pair, ayuda con una página web, etc…

Es una buena forma de pasar un par de semanas en algún lugar sin gastar dinero en alojamiento. Siempre puede ser una buena oportunidad para aprender nuevas habilidades o para tomar un respiro de vagabundear sin rumbo.

Las webs no son gratuitas, en workaway debes pagar una cuota anual de 20 euros y en worldpackers deberás abonar una cifra de entre 30 y 50 euros por cada viaje que aceptes.

Autostop

¿Pero esto no es para conseguir transporte?

En mi viaje por europa haciendo autostop puedo contar muchísimas ocasiones en las que la persona que me llevó en su coche acabó también ofreciéndome quedarme en su casa.

Lo importante es conectar con esa persona y estar agradecido, sin esperar nada.

Si hay buena sintonía entre ambos puedes contarle que no sabes dónde dormirás. O pregunta por algún lugar por esa zona donde acampar, etc… Quizá te inviten a su casa.
A mí me ofrecieron lugar donde dormir varias veces sin ni siquiera sugerir o preguntar nada. Los conductores que me recogieron tenían mucha curiosidad por saber cómo me lo montaba y normalmente el tema salía solo.

Otros

A las formas más insólitas e ideas más dispares. Salas de espera de hospital en invierno cuando hace frío, preguntar en estaciones de bombero, policía, iglesias, monasterios.

Los trenes o buses nocturnos son también una buena opción para ahorrarse noches hostal.

Por su puesto, hostales, siempre una buena opción. Buscados con tiempo puedes sacar muy buenos precios, pero esto seguro que ya lo sabes.

Transporte

Bicicleta

Uno de mis sueños pendientes. Nunca he tenido aún la oportunidad de hacer este tipo de viaje. Pero es una de esas cosas que sigue en mi cabeza de forma constante.

Durante mi viaje en autostop me encontré a muchísimos viajeros que utilizaban este tipo de transporte. Muchas veces me pasaban con la bicicleta saludándome y terminaba adelantándolos un rato más tarde ya subido a algún vehículo.

Curiosamente me reencontré con muchos en los mismos hostales al finalizar el día.

Al sur de Albania, cerca de la frontera con Gracia, me encontré con una chica de que me contó sobre su aventura en Bicicleta. Viajaba desde Polonia y ya había conseguido llegar hasta aquí.

Ella se sorprendió por lo que yo estaba haciendo. Pero para mí, lo suyo era mucho más increíble.

Creo que esa es la magia de los viajeros. Un viajero de verdad siempre se sorprende de lo que hace el otro y guarda poco orgullo de los propios logros. Me encanta pensar así.

Me contó que ella iba acampando durante su trayecto y que muchas veces pedía permiso para acampar en los jardines de las casas. En un gran porcentaje de veces, acababa durmiendo dentro. La gente suele ser muy generosa con quien se muestra vulnerable.

Viajar en bici es uno de esos sueños que parecen estar llenos de aventuras increíbles y estoy deseando probarlo.

Gastar suela

Andar y andar. No sé cuántos kilómetros habré hecho mientras hacía autostop. He subido cuestas bajo un sol de castigo. Bajo la lluvia. En medio de carreteras con casi ningún arcén. Por las cercanías de aeropuertos y todo tipo de lugares insólitos.

Caminar siempre tiene su recompensa. Si es cierto que mientras lo hacemos a veces nos cabreamos y maldecimos nuestra estampa pero al final del día la satisfacción es increíble.

Por supuesto, si se trata de patear ciudades, siempre intento evitar el transporte público. Me encanta recorrer las calles a pie, tú también deberías hacerlo. Es la mejor forma de ver esos callejones ocultos tan llenos de verdades.

Un poco de ejercicio es bueno para aumentar nuestra positividad.

Caminaba en una carretera, en medio de la nada, intentando buscar un lugar para pararme y encontrar a alguien que me llevase. Fueron casi diez kilómetros mochila a cuestas.

Los primeros kilómetros estaba enfadado, con cara larga, maldiciendo mi mala suerte.

Un par de kilómetros más tarde.

Empecé a reír, gritar, cantar, a disfrutar de mi aventura.

Esto es caminar para mí, una ventana a un mundo más feliz.

Autostop

Ya habrás notado que a lo largo de este post he hecho varias de referencias al autostop.

Voy a ser claro brutalmente sincero contigo. Mi viaje haciendo autostop…

Me ha cambiado la vida.

He aprendido tantas cosas y he tenido tantas aventuras. Me cuesta creer que sólo fue un viaje de tres semanas. Me pareció una vida entera.

Ni siquiera necesitas irte a sitios exóticos. Mi viaje fue por Europa. Ni estaba en la India, ni en Tailandia, ni en nada espectacularmente lejos de nuestra cultura.

Cualquier cosa que te pueda decir, se queda corta.

Hazlo. Eso sí, llévate tu sentido común contigo o un amigo que lo tenga.

Prepararé un post donde te daré todos los detalles de mi experiencia haciendo autostop. Para que puedas aprender de mi experiencia.

Comida

Supermercado

Viajando por el Sudeste Asiático con mi novia nos ocurrió una cosa curiosa.

Íbamos al supermercado y acabábamos comprando productos con los que estábamos familiarizados. Como pasta, por ejemplo.

Nuestra dieta y la dieta que siguen en Asia no se parecen en nada.

El resultado,

Gastábamos más de lo que nos costaría comer, ya no sólo en un puesto callejero, sino también en algunos restaurantes.

El supermercado es buena idea, pero ten cuidado. Si vas a comprar, intenta comprar productos locales.

Cuando llegas a un sitio nuevo es difícil seguir esta regla. Normalmente no tenemos ni idea de qué comprar o cómo cocinarlo. Un curso de cocina puede ayudarte a solucionar este problema y es perfecto para conocer gente.

Come poco

En mi último viaje desayuno y comía con lo que llevaba en la mochila.

Café soluble y agua hirviendo te ahorra mucho dinero en café.

Sardinas, algo de pan, frutos secos y algún dulce a la hora de la comida. Me daban energía y me servía para continuar el día. Algo que también he hecho mucho es comprar patés de varios tipos – pesan muy poco – y suelen ser baratos.

Al llegar la noche, no tenía piedad. Buscaba algún sitio que fuera decente, incluso algunos días me ponía un poco gourmet y me iba a algún restaurante a disfrutar de delicias locales y a bajarme un litro de cerveza.

No hay mejor reset para la cabeza después de un largo día de esfuerzo.

Evita el alcohol

O intenta tomarte todas las cervezas que puedas en los sitios más baratos que visites.

Tomar cervezas en un Pub de Londres es una muy mala idea. Mejor vete al Tesco y cómprate un pack de tus cervezas favoritas.

Si te encuentras en el sudeste asiático. O en lugares donde es más barato, como en Croacia. Modérate, pero tampoco seas rata. Hemos salido a disfrutar de la vida. No a malviajar.

En general

  • Consume productos locales, son más baratos que a lo que sea que estés acostumbrado.
  • Come en la calle, suelen ofrecer comida rica y barata. No sólo en el sudeste asiático. Sitios como Brujas, en Bélgica, encuentras comida callejera. No hace falta ponerse exóticos.
  • Si vas a beber, busca el vino local o la cerveza local. Evita buscar el Ribera del Duero que te gusta o tu cerveza de importación favorita.

Consejo nómada: No vayas al McDonalds. ¡Esfuérzate un poco! Todos lo hemos hecho por pereza y por no discutir con nuestros compañeros de viaje. Personalmente, cada vez que he ido sueldo arrepentirme más tarde.

Y terminamos

Quizá algunos de estos consejos no sean para tí. Tómalos y hazlos tuyos. Seguro que tú tienes otras que puedes compartir conmigo y que podemos añadir a esta lista.

Lo importante de todo esto, y con lo que me gustaría que te fueras de aquí, es muy simple.

Apunta a una vida sencilla. La sencillez es la clave para una vida más rica en muchísimos aspectos.

La sencillez nos acerca a la libertad.

Vive con lo justo, no compres por capricho. Utiliza tus recursos con cabeza y gasta sólo tu dinero cuando durante varios días, semanas si puede ser, has necesitado algo. Sólo ahí es cuando te darás cuenta de si lo necesitas.

Nunca compres o gastes tu dinero por creer que “quizá lo necesites”, estés viajando o en tu casa, siempres puedes encontrar lo que necesitas en el momento que lo necesitas.

Vive como un monje si buscas vivir de viaje.

Viaja ligero. LLeva lo justo, siempre podrás encontrar cualquier cosa que necesites en el camino.

Sé flexible, las oportunidades llegan cuando dejamos margen a la improvisación.

Espero que te haya gustado el artículo y encuentres valiosa información para hacer de tu viaje mucho más con el dinero que tienes.

¿Se te ocurre algo más que te gustaría añadir?

PD. Guárdate este artículo si te ha gustado. Actualizaré el contenido con nuevos trucos y experiencias regularmente.